¿Sabrías definir “paramétrico”

En los últimos días han llegado a mis manos, o más bien a mi pantalla, dos artículos que comparten ciertas similitudes, aunque su temática sea diferente. Yo considero ambos artículos un “must read” incluidos sus comentarios. Uno de ellos, de David Rutten, ya ha sido publicado en un post anterior en Algomad.

En el primero de ellos, “A History of Parametric”, Daniel Davis rescata de las páginas descartadas de su tesis una breve historia de la arquitectura paramétrica contada desde hace 200 años hasta la actualidad.

En ellas expone la idea del cambio de significado que se le dan a las palabras en función del contexto, o más bien, cuando se sacan fuera de contexto. Por ejemplo, mientras que en matemáticas paramétrico significa un conjunto de cantidades expresadas como un función explícita de un número de parámetros independientes, en arquitectura se utiliza paramétrico como un dogma de utilidad para explorar la posibilidades que ofrece un modelo.

moretti_1

Maqueta del estadio N de Luigi Moretti. El estadio deriva de un modelo que contenía 19 parámetros, entre ellos, visuales y económicos (Bucci and Mulazzani 2000, 114).

En su discurso explica como Luigi Moretti escribe a Roisecco lo siguiente: “La inexactitud (hablando sobre términos matemáticos) es, en verdad, más aterradora incluso que la ignorancia”.

En el otro, Worrisome trends in architecture education, David Rutten escribe: “no se puede negar que existe una tendencia dentro de la arquitectura académica para incorporar elementos científicos en la metodología de diseño. No hay nada intrínsecamente malo en esto, de hecho, muchos conocimientos científicos de relevancia han sido resultado de la fertilización cruzada entre dos campos de estudio, pero el prerrequisito es que uno sea experto en ambos campos”.

Continuamente estamos escuchando términos matemáticos y biológicos que intentan explicar el resultado formal de nuestros diseños. Tenemos suerte de que no haya muchos expertos de esas materias pendientes de nuestras explicaciones, porque en una rueda de ruegos y preguntas, nos dejarían sin saber qué responder.

Cómo alguien me dijo alguna vez, si eres capaz de explicar tu proyecto a tu abuela y que ella te entienda, vas por el buen camino.

Firmado:
Francisco Tabanera Asensio - www.arquitecton.es